Uncategorized

Conejo con chocolate cataluña

¡Hola! Si te gusta el conejo y el chocolate, este plato es perfecto para ti. Una forma muy tradicional de cocinar el conejo que solía estar vivo en la granja, en el campo y, por supuesto, incluso hoy en día.
Esta receta nos permite disfrutar de la suavidad de la carne y la mezcla de sabores, dándonos un aroma y un sabor muy especial entre nuestros propios jugos y el relleno de chocolate.

Conejo y chocolate catalán.

Lo necesito.
Un conejo picado.
2 cebollas, picadas
2 dientes de ajo
1 rama de canela
1/2 taza de vino blanco rancio.
Ramo de popurrí (un ramo de vainilla)
Tomillo y romero
Aceite de oliva, virgen
pimienta negra
sal
Para las chuletas de cerdo.
Para el hígado de conejo.
2 dientes de ajo
2 rebanadas de pan frito
almendras tostadas
1 pizca de azafrán
50g de chocolate con piedras (o chocolate amargo).
Preparación.
Sazona los trozos de conejo primero y tuéstalos en aceite de oliva caliente sobre la tostada. Una vez coloreado, añade la cebolla y el ajo picados. Añade una rama de canela y un montón de hierbas en maceta. Deje que funcione a fuego medio durante unos minutos.
Entonces añade el vino rancio y el vino blanco. Déjalo por 15 minutos. Después de unas cuantas vueltas el alcohol se evaporará y se añadirá un poco más de agua, suficiente para cubrir el conejo.
A fuego medio, tardará unos 30 minutos más en terminar de cocinarse.
Mientras tanto, preparamos la carne molida.
Calienta un poco de aceite de oliva en una sartén y fríe el ajo en ella. Usando el mismo aceite, fríe el hígado y el pan de conejo.
Poner en el mortero la tostada de almendra, el hígado y el pan frito, el ajo, un poco de hilo de azafrán y el chocolate picado. Córtalo y guárdalo para la preparación final. Si es muy espeso, agregue el líquido de cocción del conejo para facilitar el trabajo con el mortero.
Añádelo a la cacerola unos diez minutos antes de que termine de hervir. Se mezclará gradualmente, le dará unas cuantas vueltas y modificará la sal si es necesario.
Cuando esté listo, lo sacamos del fuego y lo dejamos reposar, permitiendo que los olores se asienten completamente.
Este es un plato que puede ser preparado el día anterior y, como todo lo que se ha horneado, es perfecto para el día siguiente.
El toque de chocolate en el plato de carne le da un sabor y un aroma muy especial que no te dejará indiferente. Esperamos que lo disfruten tanto como nosotros, y que se atrevan a prepararlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *